Futebol e Transferências

El oscuro mundo que rode a los pases de jugadores
Carlos Beer De la Redacción de LA NACION

La Nación – 11/3/2008
Fuera de la cancha, en los escritorios donde decide parte de su destino, el fútbol argentino muestra un mundo oscuro y de dudas. El universo de las transferencias de los jugadores refleja demasiadas irregularidades. En un negocio cada día más codiciado, se percibe el crecimiento constante en la cantidad de intermediarios, que se cuadruplicó en los últimos cinco años y actualmente llega a 150, según informes de la AFA. Además, se multiplicaron los grupos formados por personajes cuasidesconocidos para el medio local, que realizan operaciones millonarias con los clubes. Ante este panorama, se manifestó una preocupación en la Administración Federal de Ingresos Públicos por las irregularidades que aparecen en el fútbol, tanto que su titular, Alberto Abad, expresó al programa La mañana, por Radio Continental: “Es un sector opaco, que en el imaginario colectivo está visto como poco transparente, con muchos actores y tiene modos de organización que a mi juicio no son los más adecuados”.

Además, la AFIP informó que hay 19 causas contra clubes y directivos del ambiente futbolístico por evasiones estimadas en 13.682.000 pesos, todo dentro de un mercado que, según datos del organismo oficial, movió en ventas 250 millones en el último semestre de 2006 y 491 en la misma época de 2007. Aunque se especula que las cifras son mayores todavía por números no informados por el fútbol.

Las operaciones cuestionables en el fútbol no son nuevas. En 1997, por ejemplo, en una de las primeras maniobras sospechosas, Racing realizó varias ventas al exterior, como la de Rubén Capria a Cruz Azul, de México, luego de anotar a jugadores en Wanderers, de Montevideo. Se trata de maniobras conocidas como triangulación, en las que se inscriben jugadores en un club para que luego pasen a otros y así evadir, entre otros gastos, cargas tributarias.

En 2004, se realizó una trascendente y hasta hoy cuestionada operación: el pase de Carlos Tevez de Boca a Corinthians, en 19,5 millones de dólares, con la participación del grupo MSI del iraní Kia Joorabchian. Pero el mejor ejemplo de esta conjunción de negociaciones multimillonarias que genera dudas en la AFIP se dio con las recientes participaciones del agente israelí Pinhas Zahavi en River.

Este empresario cercano al magnate ruso Roman Abramovich, dueño del Chelsea inglés, se hizo famoso a comienzos de siglo con dos operaciones en las que participó activamente con jugadores que tuvieron como destino final Manchester United. En 2001, la llegada de Juan Sebastián Verón por 55 millones de dólares y, en julio de 2002, cuando intervino en la venta de Rio Ferdinand de Leeds a Manchester en 30 millones de libras esterlinas (casi 60 millones de dólares), una cifra que se mantiene como la más alta pagada en la historia por un defensor.

Zahavi, vinculado en la Argentina con los empresarios futbolísticos Fernando Hidalgo y Gustavo Arribas a través de la empresa Haz (se intentó buscar su testimonio, pero no hubo respuesta), desembarcó fuertemente en el país a mediados de 2006, con una múltiple y cuestionada negociación en River, que incluyó compra de porcentajes de pases de jugadores, como el 50% de Gonzalo Higuaín y el 40% de Fernando Belluschi. La operación se realizó en triangulación con el Locarno. No es la única participación de este club de la segunda división de Suiza vinculada con futbolistas argentinos: durante su último paso por Racing, Claudio López, Nicolás Cabrera y Gustavo Cabral estaban inscriptos en la AFA como jugadores de Locarno.

Desde mediados de 2006, la AFIP le exigió a la AFA un informe semestral de las ventas de jugadores. Abad opinó sobre la realidad de tantas operaciones: “A veces se ha hecho una utilización no sólo deportiva de estas instituciones y la Argentina se ha convertido en un exportador de jugadores, y quienes están afuera y compran a veces no son instituciones muy transparentes”. Marcelo Costa, técnico de la AFIP, comentó: “La AFA debe presentar desde hace un año y medio información semestral por el pase de los jugadores y si existe o no intermediación. De acuerdo con esos datos nosotros hacemos los cruces con la declaración de los jugadores, los clubes y los intermediarios. Cuando surgen diferencias iniciamos investigaciones que entran dentro del secreto de información fiscal”.

“La ayuda de la AFA existe en los papeles, no en los hechos. El fútbol es un agujero negro y estamos buscando como entrarle. Es una asignatura pendiente”, expresó una fuente de la administración.

En River también hubo cuestionamientos hacia aquella operación que involucró a Zahavi y al Locarno, que derivó en una causa judicial que espera la sentencia de la Cámara 7 del Crimen por irregularidades administrativas por alteraciones en el libro de actas. “Fue una operación que ayudó a nuestra contabilidad”, le dijo al canal Fox Sports José María Aguilar, el presidente de River, sobre aquella venta que permitió que el balance 2005-2006 no dejara un déficit de 30 millones de pesos en aquel ejercicio.

Pero no sólo la lupa está puesta en la participación de los intermediarios en los clubes o en los polémicos grupos de inversores. La mayoría de las entidades de primera tuvo causas por apropiación indebida de aportes por ganancias. El caso testigo es el de Eduardo López, el presidente de Newell’s, en un litigio con la AFIP que llegó hace dos semanas hasta la Corte Suprema de Justicia. El objetivo del organismo gubernamental es que se le permita a la entidad utilizar documentación secuestrada por la Justicia hace cinco años, la cual sería empleada para probar que el máximo dirigente de Newell’s habría cometido evasión impositiva por una suma cercana a los tres millones de pesos.

Las investigaciones determinaron que, entre otras operaciones fraudulentas, habría una retención de 717.000 pesos y no pago efectivo del impuesto a las ganancias en la transferencia de Maximiliano Rodríguez a Espanyol, en 2002, y una de 143.000 pesos por los mismos conceptos en la venta de Diego Mateo. La sociedad uruguaya off shore Millham Corp., que no está registrada en la Argentina y que en su momento adquirió los derechos comerciales en un 50% de los jugadores juveniles Cristian Alvarez y Damián Ledesma, participó en la controvertida transferencia de Diego Mateo, de Newell’s a Lecce, de Italia, en 2000.

López, que no realiza notas con la prensa para aclarar su situación, fue procesado el 7 de agosto de 2006. Antes, el 27 de octubre de 2005, el Juzgado en lo Penal Tributario Nº 1 de la Capital Federal había procesado a José María Aguilar por apropiarse del impuesto a las ganancias deducido a varios futbolistas de su club por un monto que asciendía a 4,5 millones de pesos, entre mayo de 2002 y septiembre de 2003. Aguilar fue encontrado culpable en primera instancia y la causa se encuentra en este momento apelada. Aguilar, al respecto, dijo en declaraciones a La Red la última semana: “No hay elementos jurídicos para que vaya preso”.

El pensamiento de Abad es: “Vamos a controlar un mercado como el fútbol, que genera más de 100 millones de dólares al año, y existen intermediarios que a veces no aparecen totalmente en blanco, apostamos a tener una cobertura total del negocio del fútbol”.

Más representantes y dudas multiplicadas. Esa es la ecuación que maneja el fútbol argentino por estos días alrededor de la venta de jugadores. Un mundo donde mandan las irregularidades y los números oscuros.

En 1999, el entonces presidente de Racing Daniel Lalín compró los pases de varios jugadores ?como Diego Latorre? y los anotó en Racing, de Montevideo, antes de que llegaran al club de Avellaneda. Según Lalín, la triangulación evitaba posibles embargos al club, que estaba al borde de la quiebra.

A fines de 2004, Carlos Tevez pasó de Boca a Corinthians en 19,5 millones de dólares, con la participación del grupo MSI y del controvertido empresario iraní Kia Joorabchian. La operación aún es investigada por la FIFA y genera polémica en Inglaterra, donde juega el argentino.

El ex jugador de Lanús llegó a River proveniente del club polaco de segunda división Legia Varsovia, entidad donde nunca jugó y que, según los registros, fichó al jugador a medias con el empresario Pina Zahavi. Este último había negociado anteriormente un préstamo con los dirigentes de River.

Tags: , ,

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s


%d blogueiros gostam disto: